Francisco Silvela

La vivienda originalmente tenía dividida la cocina, el salón y dormitorio de servicio. Se opta por dejar estos tres espacios en uno solo diáfano, aportando amplitud y luminosidad, teniendo desde el acceso una sensación de espacio poco común en Madrid. Los acabados de la vivienda son de alta calidad eligiendo marcas de reconocido prestigio en griferías y alicatados para aportar una durabilidad prolongada.